En las últimas semanas hemos visto señales claras de desaceleración del comercio mundial y las inversiones. El Banco Mundial, la Organización Mundial de Comercio y el Fondo Monetario Internacional, han corregido a la baja sus proyecciones de crecimiento mundial para 2019 y 2020, pronosticando fuertes vientos en contra para el comercio global.

En este contexto, siempre es bueno recordar a la ciudadanía que gran parte del éxito económico que nuestro país ha tenido en las últimas tres décadas se ha debido a su estrategia de apertura comercial a mercados internacionales, pudiendo exportar al mundo, con bajos aranceles, una multiplicidad de productos mineros, agrícolas, forestales, servicios, entre otros.

Cabe señalar que nuestra región de OHiggins se ha visto directamente beneficiada con la política de apertura comercial de Chile al mundo, especialmente en lo que respecta al sostenido crecimiento de nuestro sector silviagropecuario que ha generado empleo y desarrollo económico en la región posicionándonos como un referente nacional en materia de exportación de frutas y carnes, siendo el mercado de Asia Pacifico uno de sus principales destinos.

La suscripción por parte de nuestro país del TPP11 abrirá nuevos mercados a productos chilenos. Seremos parte del tercer tratado más grande del mundo, que involucra a 11 economías que concentran el 13% del PIB mundial y dentro de las que se encuentran Australia, Nueva Zelanda, Japón, Vietnam, Canadá y México.De aprobarse el tratado, más de 3000 nuevos productos chilenos tendrán rebajas arancelarias o arancel cero.

Importante es destacar que nuestra región en los últimos años ha exportado más de 1.000 millones de dólares a países del TPP distribuidos en más de 400 productos de los cuales el 79% son productos agrícolas. Con la suscripción del TPP11 estos productos mejoraran las ventajas arancelarias adquiridas a través de otros TLCs suscritos con dichos países, una muestra de ello sería, por jemplo, la rebaja del arancel en vino embotellado para el mercado vietnamita o la rebaja arancelaria para exportar miel natural al mercado japonés.

En esta misma línea, al dinamizar las exportaciones, es esperable que el TPP11 genere nuevos empleos. Para tener una idea: un 44% de las exportadoras del país ya comercializan sus productos a los mercados del acuerdo, generando cerca de 800 mil empleos en el sector exportador a nivel nacional, cifra que podría incrementarse si se logra aumentar el nivel de exportaciones hacia los mercados de destino.

Por otro lado, El TPP11 tiene como uno de sus ejes centrales a las Pymes, al ser el primer tratado del libre comercio que incorpora un capítulo sobre las Pymes, cuyo propósito es hacer más expedita la internacionalización de estas empresas en la zona del Asia-Pacífico las que, debido a su tamaño, debilidad productiva y elevados costos, no han podido participar a su máximo potencial en el comercio exterior.

Para concluir, desde el Ministerio de Economía estamos convencidos que el TPP11 es una herramienta importante que contribuirá en la creación de nuevas oportunidades para nuestros emprendedores, abrirá nuevos mercados y aumentará el bienestar de toda nuestra población generando más empleo y progreso.Chile tiene vocación exportadora y es promotor del libre comercio,por eso, no podemos darnos el lujo de dar la espalda a una política comercial que ha sido exitosa para el crecimiento económico de Chile y motor de movilidad social. Restarnos del TPP11 sería desconocer el compromiso de Chile con la integración y la apertura económica: una política que ha sido apoyada transversalmente por todos los sectores políticos y reconocida como piedra angular de nuestra estrategia de desarrollo de los últimos 30 años.

Ignacio Tello C.
SEREMI Economía
Región de O’Higgins

 

Print Friendly