Al establecimiento educacional asisten cerca de 90 estudiantes, hijos de madres temporeras durante sus vacaciones.

“Es un agrado ver a los niños divirtiéndose y que reciban todas las garantías para hacerlo a través de actividades recreativas, con monitores preocupados y con una alimentación cien por ciento saludable”. Destacó el SEREMI de Educación Felipe Muñoz Yáñez, al visitar la escuela de verano que encabeza el Ministerio de Desarrollo Social, junto al MINDEP y que cuenta con el apoyo de la Municipalidad de Rancagua y el Ministerio de Educación a través de la JUNAEB.

En la región 1.353 estudiantes de 24 comunas de O’Higgins, están pasando unas entretenidas vacaciones. Ellos son niños de seis a doce años de edad, en su mayoría, hijos de madres temporeras y se inscribieron al programa que encabeza el Ministerio de Desarrollo Social junto al Ministerio del Deporte para participar en diferentes escuelas de verano.

En Rancagua están activas dos, una en la escuela Virginia Bravo y la otra en el colegio Benjamín Vicuña Mackenna del sector nor-oriente de la ciudad. Precisamente y para verificar la entrega adecuada de la alimentación a través de una dieta saludable, el SEREMI de Educación Felipe Muñoz, visitó el establecimiento ubicado en la calle Constanza de la ciudad histórica en compañía del director regional de la JUNAEB Eduardo Peñaloza. Allí compartieron con las manipuladoras de alimentos e incluso interactuaron con los niños con el propósito de conocer las actividades recreativas que lideran los monitores.

“Quiero resaltar y valorar el esfuerzo que cada una de las manipuladoras de alimentos, monitores y encargados del programa hacen, para que los niños y niñas que están en cada una de las 24 comunas participando de estas actividades, tengan unas vacaciones entretenidas. Para nosotros el foco principal es entregarles una alimentación de calidad, por eso disponemos como ministerio, a través de la JUNAEB, de desayuno, almuerzo y once en cada una de las escuelas de verano, para que el desgaste de energía que tienen los niños en las actividades deportivas y recreativas, sea compensado con una buena alimentación”, señaló el SEREMI de Educación.

Por su parte el director regional de la JUNAEB Eduardo Peñaloza señaló que “una de las políticas del actual gobierno es innovar a través de la alimentación e integrar nuestra cocina criolla en la dieta de los niños, por eso durante esta jornada y por primera vez, los niños recibirán una ración de pastel de choclo en el almuerzo”.

Hasta el 12 de febrero próximo durará esta y las otras 23 escuelas de verano en la región. Oportunidad para acercar los platillos típicos a la dieta de los niños y brindarles unas vacaciones inolvidables a través de entretenidas actividades recreativas.

Print Friendly