Personal de móviles avanzados se capacitaron para realizar trombólisis, que permite obtener mejor pronóstico para esta patología.

El Infarto al Miocardio es una de las patologías donde el tiempo es un factor esencial para lograr la mejor recuperación de los pacientes, por ello el Sistema de Atención Médica de Urgencia, SAMU, ha incorporado un nuevo protocolo para atender estas emergencias en la Región, que permitirá disminuir las posibilidades de los pacientes de fallecimiento, además de favorecer su evolución en el corto plazo.

Luego de una serie de capacitaciones efectuadas por el enfermero reanimador y de SAMU, Oscar Rubio, todos los móviles avanzados cuentan hoy con el medicamento Tenecteplasa, que permite trombolizar -es decir, diluir los coágulos que tapan los vasos sanguíneos- a los pacientes que cursan un infarto agudo al miocardio, lo que es posible gracias a la tecnología de tele electrocardiografía. “Ello nos permite enviar desde cualquier parte de la región la información al centro regulador y a los médicos responsables del programa, Juan Pablo González y Lenin España, quienes analizan el caso y determinan si se tromboliza o no”, explicó.

Oscar Rubio precisa que la aplicación de este medicamento “permite disminuir en un alto porcentaje el riesgo de morir por este infarto al miocardio, los estudios señalan que al aplicarlo antes de 2 horas su porcentaje de eficacia es similar al cateterismo cardíaco, que implica llevar al paciente a pabellón y que lo intervenga un hemodinamista para hacerle este procedimiento, lo que disminuye los riesgos del paciente”.

Por ello, se capacitó a los funcionarios de las distintas bases SAMU sobre “cuándo y cómo usar el medicamento, cómo prepararlo, los cuidados que se debe tener con el paciente y en qué momento se administra, además de todas las medidas complementarias como es el uso o no de oxígeno y el uso de la nitroglicerina endovenosa, que es el único fármaco que permite disminuir tanto la mortalidad como el dolor de tipo anginoso”, explicó el enfermero reanimador.

Hasta ahora la Tenecteplasa estaba disponible en las urgencias de hospitales, SAPUS y SAR, pero actualmente se sumó SAMU “lo que permite disminuir el tiempo entre que se atiende al paciente y se administra el medicamento, que tiende a ser extenso, ya que uno llega, evalúa al paciente, le hace el electrocardiograma, lo sube a la ambulancia, lo traslada con una demora que, por ejemplo en Rancagua, va a depender del horario y la zona, luego llega al recinto médico y se suma el papeleo administrativo, que el médico lo evalúe, lo reconfirme con un electro y que dependiendo de la demanda asistencial se cuente con una camilla y un monitor, para luego hacerle el procedimiento”, señaló.

Esta posibilidad de que SAMU pueda realizar la trombólisis en cuanto el móvil llega, no sólo disminuye el riesgo de que el paciente muera por un infarto, sino que además tiene otros beneficios indirectos asociados, como es el disminuir los días de camas críticas y las secuelas futuras que pueda tener el paciente “porque al ser esta una patología tiempo dependiente, cada minuto ganado es un corazón recuperado”, finalizó Oscar Rubio.

Print Friendly