Una emprendedora local, se ofreció para coser mascarillas de manera voluntaria. La iniciativa fue recogida por el alcalde y hoy lleva cerca de 500 unidades entregadas a la División de Salud de la CORMUN de Rancagua.

Mientras el país y la ciudad mira con ojos de preocupación las cifras de contagio de coronavirus, el sentimiento de querer ayudar a la comunidad por parte de los vecinos y vecinas crece de igual manera. Es ante esta situación y la escasez de material para la protección del personal de salud que día a día se exponen al contagio, que Pamela Jerez Majmut, de 45 años, emprendedora textil de Rancagua, se animó a ofrecer sus conocimientos al alcalde de Rancagua, Eduardo Soto Romero.

“Por Twitter una vecina me escribió y muy amablemente nos ofreció de manera voluntaria poder confeccionar mascarillas para nuestro personal de salud. Yo accedí con mucho gusto, debido a que las mascarillas hoy son un bien escaso y las necesitamos urgentemente. Le enviamos material y ella se puso de inmediato a coser. Ya nos ha entregado cerca de 500 mascarillas y estamos felices con esta hermosa iniciativa que tiene Pamela. Ojalá todos tuviéramos la misma iniciativa”, indicó el edil de la ciudad.

Por su parte, Pamela asegura que no tiene que ver con color político, sólo con devolver la mano a la comunidad. “Yo siento que todos deberíamos entregar algo a nuestra comunidad, sobre todo en estos momentos tan difíciles. Hoy mi emprendimiento está sin movimiento, y me gusta mi trabajo. Tengo mi casa gracias a un subsidio y no tengo grandes necesidades, por lo que me siento afortunada y eso me motiva a devolver la mano a la sociedad”, indicó la emprendedora.

Pamela explica que si todos hiciéramos algo por la sociedad, podríamos salir juntos de estos difíciles momentos. “Yo soy mamá y emprendedora, vendo estuches, carteras, bolsitos hechos por mi. En estos momentos mi negocio está sin movimiento, y quiero ayudar. Personal de salud de la Municipalidad me trajo el material y yo me puse a trabajar. Mi familia me apoya y espero que esto sea un aporte”.

Cabe destacar que las mascarillas son desechables, por lo que es un insumo de primera necesidad para el personal médico de salud de Cormun, los que atienden diariamente a miles de personas que se vacunan, además de visitar en sus domicilios a adultos mayores y postrados para vacunarlos y entregarles sus medicamentos y su alimentación.

 

Print Friendly