Las alergias de temporada pueden convertir esta estación en una auténtica pesadilla.

Diferentes síntomas definen una rinitis alérgica, entre ellas, estornudos, rinorrea, picazón de garganta y ojos, patología que se manifiesta en su mayoría en la época de primavera.

Debemos considerar que las alergias son una respuesta exagerada del organismo ante distintos estímulos externos del medio ambiente, en especial del polen, de pastos, árboles y flores típicas de la primavera, exacerbando los síntomas principalmente en los pacientes alérgicos.

El Dr. Rafael Álvarez, médico otorrino laringólogo del Hospital Regional Libertador Bernardo O’Higgins, señaló que “los pacientes con rinitis alérgica, presentan síntomas de congestión nasal, suelen tener rinorreas, que es la salida de secreción mucosa por las fosas nasales, siendo muy característica por ser acuosa. Está presente durante todo el día, acompañada de prurito o picazón nasal, además de obstrucción o congestión nasal”.

Los pacientes además pueden presentar prurito ocular y enrojecimiento de sus ojos, llegando algunos de ellos a presentar manifestaciones cutáneas, sin dejar de lado el estornudo que llega a ser un mecanismo de defensa del organismo, que trata de expulsar a aquel alérgeno que ingresa por las fosas nasales.

El especialista del Hospital regional LBO, indicó que “el suero fisiológico es un buen aliado de los pacientes que sufren de esta patología y que los antiestamínicos son de una gran utilidad para las alergias”.

Por su parte, la dermatóloga del HRLBO, Dra. Isabel Ogueta, manifestó que “de partida la piel está más expuesta al sol en primavera, con cambios bastante claros, existiendo además bastantes alérgenos de contacto en el ambiente, por el polen y otras sustancias que tiene contacto con la piel. Esta es una época de riesgo para los pacientes que tienen tendencia a hacer dermatitis, que es una inflamación o irritación de la piel por el contacto de una sustancia o producto que genera esta irritación”.

La Dra. Ogueta, manifestó que “en alguna ocasiones se pueden presentar con evitemas, descamación o excemas hasta llegar a provocar heridas”.

Los especialistas son claros, estos síntomas pueden afectar la calidad de vida de los pacientes, por lo que deben intentar evitar el contacto con sustancias que les provocan estos síntomas; evitar salir al exterior los día de polen elevados, usar gafas de sol, procurar no cortar el césped y lubricar muy bien la piel. La fotoprotección es muy importante, sobre 50 es bueno y debe ser usado cada 3 horas en piel, en la medida que utilice estas recomendaciones, la piel estará en mejores condiciones de enfrentar esta temporada.

 

 

 

 

 

Print Friendly