El beneficio viene a colaborar con los emprendedores cuyas ventas se han visto mermadas en los últimos meses.

Una medida paliativa y en directo beneficio de las micro, pequeñas y medianas empresas es la que se tomó este jueves en el Concejo Municipal de Rancagua, donde se aplicó la nueva norma que permite que las MiPymes paguen en tres cuotas, precio contado y sin reajustes, la renovación de sus patentes comerciales.

Lo anterior es posible tras la publicación de la ley la Ley 21.207, la que en términos generales brinda una serie de beneficios a las MiPymes, que están definidas por ley como Micro, Pequeñas y Medianas empresas, y su clasificación depende de la capacidad de ventas que tuvieron durante el año anterior. La medida fue tomada debido al momento social que vive el país y que, como consecuencia, ha repercutido en las bajas ventas del sector afectando directamente a la capacidad de generar empleos en el país.

Esta medida fue aprobada por la totalidad del Concejo Municipal en reunión extraordinaria, el que escuchó atentamente la explicación del jefe del Departamento de Rentas de la Municipalidad de Rancagua, Juan Camilo Bustamante, quien señaló; “En el ámbito municipal, que es lo que nos compete, se le otorga la facultad al alcalde, con el apoyo del Concejo Municipal, de establecer el cambio de fecha de vencimiento de las patentes o en su defecto dar la posibilidad que se suscriban convenios de pagos sin intereses ni reajustes. Esto permitirá que los comerciantes, que pertenecen a esta categoría, puedan concurrir al Departamento de Rentas, mediante una solicitud y suscribir este convenio de pagos”.

Por su parte, el alcalde de Rancagua, Eduardo Soto Romero, resaltó la importancia que tiene esta medida para miles de familias rancagüinas “a propósito del estallido social que ha significado la baja en las ventas de las medianas y pequeñas empresas, como también de quienes tienen permisos precarios, los que son aproximadamente 7 mil 170 pequeños comercios de la ciudad de Rancagua y donde se incluyen 2 mil microempresas familiares, se verán beneficiados con esta decisión que ha tomado la Municipalidad de Rancagua. Lo anterior significa que el vencimiento de la patente municipal que se debía pagar al 31 de enero, se permitirá el pago en tres cuotas diferidas desde febrero, marzo y abril, sin reajustes ni intereses. Con esto damos una clara y contundente señal desde el Municipio de Rancagua de poder atender a sus comerciantes en momentos difíciles”, concretó la máxima autoridad comunal.

De igual manera el alcalde Eduardo Soto Romero, enfatizó que lo anterior significa que “el municipio recibirá 500 millones de pesos menos pero que se recibirán en los dos meses siguientes. De esta manera queremos hacer un llamado a los medianos y pequeños empresarios, en general a los permisionarios, que de alguna forma han expresado su preocupación, que hemos atendido su demanda y preocupación. Queremos actuar con la solidaridad que corresponde al momento”, finalizó el edil rancagüino.

José Barahona, feriante de Rancagua, aseguró que esta medida es positiva para su sector “me parece bien porque las condiciones para todos nos son parejas. Somos comerciantes, a todos nos cuesta y que la hayan dividido en tres cuotas me parece bien para las personas que realmente lo necesitan”, indicó.

Cynthia Jofré, propietaria del negocio familiar Sra. Nelly ubicado en el sector Rancagua Norte, aseguró que “ahora yo estoy a cargo del negocio porque mi papá ya no lo puede atender, y después de todo este movimiento social las ventas han bajado mucho y cuesta salir adelante y yo ya estaba pensando en cómo hacerlo para pagar la patente comercial y esta nueva medida ha sido muy alegre para mi porque me permite relajarme un poquito más y poder pagarla en cuotas”, señaló la comerciante.

Cabe destacar que las patentes municipales afectas a este beneficio son los micro, pequeños y medianos empresarios, además de permisos precarios de feriantes y comercio en la vía pública.

 

Print Friendly