Las medidas de prevención son variadas, incluyendo uso de drones, cuatrimotos y pulverizadores de aspersión de espalda, medidas que buscan cubrir todos los espacios para evitar contagios en la comuna.

Ya ha pasado más de un mes desde la primera jornada de sanitización que se realizó en Rancagua, el pasado 17 de marzo, donde se comenzó con el proceso de desinfección con hipoclorito de sodio al 2% en refugios peatonales, eje Alameda, centro y paseo Independencia.

Posteriormente se dio inicio al mismo proceso en los edificios municipales, colegios, gimnasios y centros deportivos, los que tras la desinfección fueron cerrados al uso público para evitar las aglomeraciones de personas.

Junto con lo anterior se comenzó con este programa sanitario también en taxis colectivos, para evitar el contagio de las personas que usan este sistema de movilización y que deben seguir trasladándose a sus lugares de trabajo. Además, se buscó la seguridad de los conductores de estos vehículos, que se ven expuestos diariamente a un eventual contagio.

Uno de los hitos dentro de estos procesos de sanitización, fue la incorporación de tractores agrícolas pulverizadores, los que ya llevan tres semanas recorriendo miles de kilómetros dentro de la comuna, cubriendo poblaciones, villas y sectores rurales. Con este sistema, que pulveriza a más de 3 metros de altura la solución desinfectante, se busca la seguridad de los vecinos de los diferentes sectores de Rancagua.

Tecnología de punta

Fue la semana pasada que se incorporó el uso de un dron que, desde baja altura, puede cubrir más de una hectárea con una carga de 10 litros de hipoclorito de sodio al 2% en lugares de difícil acceso. Es por lo anterior que este sistema fue usado en los dos cementerios de Rancagua, los que tienen características arquitectónicas que hacen difícil el acceso de vehículos u otros sistemas de esparcimiento de sustancias sanitizadoras.

Por otra parte, la noche de este lunes fue la primera vez que se usó una cuatrimoto sanitizadora en el centro de Rancagua, lo que hizo más fácil y rápida la aspersión de la solución sanitizante. Este sistema también permite recorrer veredas y lugares más estrechos.

Cabe destacar que una de las medidas con mayor aceptación por parte de la comunidad, ha sido la sanitización de espacios comunes en condominios y edificios, donde se desinfectan escaleras, ascensores, patios y espacios de uso común.

Por último, una de las últimas medidas que se han tomado, es la sanitización de autos particulares de manera totalmente gratuita, la que comenzó este lunes en Alameda frente al gimnasio Hermógenes Lizana y en avenida Estación con esquina Calvo. Además de la disposición de cuatro túneles sanitizadores que están siendo ocupados en diferentes sectores, como ferias libres, paseo independencia, entre otros.

Cabe destacar que Rancagua ha sido una de las ciudades pioneras en el país con el uso de estos métodos y que, después de varias semanas de intensas y progresivas jornadas de desinfección de espacios públicos, se puede decir que los contagios se mantienen controlados.

“Todos nuestros esfuerzos están centrados en la seguridad de nuestros vecinos y de nuestra comunidad, es por eso que el municipio ha centrado varias medidas. En esta misma línea van los talleres de mascarillas, la fabricación de protectores faciales y todas las medidas que protegen a nuestro personal de salud. Queremos que nuestra comunidad esté tranquila, pero que también tomen con responsabilidad ante esta emergencia, la misma responsabilidad con la que hemos tomado nosotros la contingencia, como trabajadores municipales”, señaló el alcalde Eduardo Soto Romero.

Cabe destacar que el último contagio registrado en la comuna de Rancagua fue el pasado 6 de abril, por lo que la comuna lleva más de 15 días sin registrar ningún contagio por COVID-19 y todos los contagiados de la comuna mantienen trazabilidad.

 

 

Print Friendly