En el marco de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer y como parte de sus actividades ‘ocupacionales’, los usuarios del Centro Comunitario Arrebol elaboraron y regalaron chocolates y flores artesanales en Rancagua.

El Centro de Apoyo Comunitario para Personas con Demencia, “Arrebol”, tiene como objetivo principal el atenuar el impacto en las personas con demencia leve y moderada, mediante intervenciones con usuarios, cuidadores, comunidad y red sociosanitaria, que promuevan la continuidad e integralidad de cuidados, con la finalidad de favorecer su funcionalidad, participación e inclusión social.

Como parte de sus actividades, el equipo profesional y técnico de “Arrebol”, intencionó que sus usuarios realizaran un taller de elaboración de chocolates, además de la fabricación artesanal de flores conmemorativas del Día Internacional de la Mujer. Una vez lista la producción se dividieron en dos ‘cuadrillas’ que recorrieron la Plaza de los Héroes de Rancagua y la Dirección del Servicio de Salud.

Dentro del grupo al cual le correspondió llegar hasta la DSSO se encontraba la señora Rosa, una de las beneficiarias del programa, para quien fue una “bonita actividad, igual probamos los chocolates para saber cómo estaban de sabor”, por su parte don Alejandro expresó que la experiencia ha sido “lo más lindo que he hecho en mi vida, los chocolates fueron fáciles de hacer”. La señora Inés, en tanto calificó la jornada como una “buena actividad, fuimos muy bien recibidos porque yo trabajé en el servicio de salud entonces estoy acostumbrada a recorrer estos pasillos”, afirmó con orgullo.

En otro lugar de Rancagua, específicamente en la Plaza de los Héroes, otro grupo de usuarios de “Arrebol” también regalaba sus chocolates a los transeúntes, en el lugar, la señora María Teresa Faúndez calificó todo como “muy lindo, muy precioso, yo hace tiempo que no venía a la plaza y la gente toda nos agradeció mucho por el obsequio de chocolates”, don Sergio, en tanto, afirmó que “lo que hicimos fue muy bonito, bueno y toda la gente quedó contenta, me sentí muy bien repartiendo estos obsequios en la plaza por el Día de la Mujer”; finalmente la señora Aidé contó que “en Arrebol hacemos cosas muy bonitas, hicimos unos chocolates para regalarle con harto cariño a todos. La gente se sorprendió y preguntaba “cuánto vale?”, y le decíamos que no, que era un regalo”.

La Enfermera Coordinadora de “Arrebol”, Mariela Honores, explicó que “la actividad que se realizó tiene un componente social, cognitivo y funcional donde ellos pudieron elaborar, tuvieron las ideas de realizar estos chocolates, donde muchos de ellos nunca habían participado en la elaboración de estos productos. El hecho de poder salir a la plaza o a la dirección del servicio, es para fomentar la inclusión de los adultos mayores, con algún tipo de deterioro cognitivo, en la sociedad, cumpliendo un rol y una función de acuerdo a sus capacidades”.

 

Print Friendly