En tiempos ya pasados, cuando el rock and roll comenzaba a sonar en el mundo, un disputado partido de fútbol terminó, en Rancagua, con 13 jugadores expulsados (Carlos Fuenzalida, Benedicto Díaz, Roberto Delson, Orlando Chávez, José Díaz, Claudio Orellana, Juan Orellana, Jorge Donoso, Luis Escobar y Temístocles Vallejos). No

Decididos y aún conscientes de su error, analizaron formar un nuevo club, cuya vestimenta negra, fuera el sello que marcaría por siempre su desarrollo.

Tras revisar varios posibles nombres, entre ellos Monarch (cigarrillos de la época), concluyeron que por su conducta en aquel cotejo de invierno, se llamarían Los Desordenados.

Así nació la institución oriunda del barrio Estación que hasta hoy dirige y preside Ricardo Garrido Cáceres.

“Ya son 69 años de historia y trayectoria. Hemos alcanzado todos los logros deportivos posibles pero no nos detenemos, porque creamos un espacio para el Adulto Mayor y estamos respaldando la escuela Futsal para Todos”, señala el directivo.

Un sueño por cumplir

Pero sin duda el gran sueño de Garrido Cáceres y de todos los hinchas y simpatizantes del club, es la consolidación del complejo deportivo, en el terreno donado hace 3 años a la Ilustre Municipalidad de Rancagua.

“La esperanza nunca se pierde. Los Desordenados somos hombres de fe y creemos en la palabra empeñada. Estoy seguro que podremos sortear los obstáculos administrativos y ver hecho realidad este anhelo. Los recursos están (financiado por el Ministerio del Deporte), solo queda despejar ciertos temas legales. Ojalá las voluntades de las autoridades se unan y entreguemos a la comunidad un nuevo espacio para el deporte y la recreación”, sentenció el presidente de CDSC Los Desordenados.

Para finalizar, relevante señalar que este viernes 15 de julio, habrá cambio de directiva y en solemne ceremonia, asumirá la conducción Jorge Abrigo, conocido empresario corralero y siempre ligado a la institución.

Print Friendly