Intendente Juan Manuel Masferrer junto al SEREMI de Vivienda y Urbanismo, Francisco Ravanal, visitaron a dos familias de la comuna de Rancagua que fueron afectadas el año pasado por agresivos incendios.

La misión del Gobierno del Presidente Sebastián Piñera es ayudar a las personas que más lo necesitan. Es por esta razón que el Intendente Juan Manuel Masferrer junto al SEREMI de Vivienda y Urbanismo, Francisco Ravanal, fueron a visitar a Luís Labrín y su esposa Lucía, quienes en julio del año pasado perdieron completamente su casa, la cual habitaban hace más de 40 años, por causa de un incendio accidental.

Luis Labrín tiene hoy 88 años y sufre de Alzheimer, por lo que su esposa Lucía y su hijo Luis, no sólo han sufrido por la pérdida de su hogar, sino que también han tenido que luchar contra esta enfermedad desde la casa de un familiar estos meses, donde no cuentan con las condiciones ni comodidades que necesitan.

Es por esta razón que, con mucha emoción, el Intendente Masferrer les hizo entrega del certificado del subsidio para que esta familia no sólo pueda reconstruir su hogar, sino también poder mejorar la calidad de vida de don Luis.

“Hoy es un día de alegría donde pudimos conocer y compartir con don Luis y doña Lucía. Un ejemplo de familia de esfuerzo de Rancagua.Estamos cumpliendo con el mandato del Presidente Sebastián Piñera ayudando a las familias de la Región que más lo necesitan, por eso hoy, le entregamos un subsidio por sobre 14 millones de pesos que les va a permitir construir nuevamente su vivienda. Tenemos dos compromisos con ellos, El primero, es que el SEREMI va a estar en cada etapa del proceso acompañándolos y el segundo, es que cuando la casa ya esté construida, la señora Lucía y su familia me van a invitar a tomar once para celebrar juntos. Así que estamos todos comprometidos y felices”.

En tanto, Lucía muy emocionada señaló que “estoy feliz porque me van a construir mi casa, eso es lo que yo esperaba, que me hicieran mi casa, aunque fuera una ranchita. Ahora estoy tan contenta porque me la van a arreglar.Han sido meses duros porque nunca habíamos estado viviendo en otra casa, ni menos de allegada. Nunca es cómo la casa de uno, es mucho más difícil y en especial, con el marido enfermo. No tiene uno dónde lavar, dónde tender y cómo salir. Eso es tan difícil y estresante. Tenemos que estar todos los días encerrados en una pieza sin poder hacer mucho. De la cocina a la pieza y de la pieza a la cocina. Han sido muchos meses que hemos estado ahí no más”.

Además, frente a la visita de las autoridades dijo que “fue una emoción tan grande que me dio pena, y me sigue dando pena. Yo no pensaba que iba a hacer así, menos que iba a venir el Intendente a mi casa. Le doy las gracias

Sobre el subsidio especial entregado, el SEREMI Francisco Ravanal comentó que “se trata de una facultad excepcional que tiene el Presidente de la República y por lo mismo, está el Intendente el día de hoy representándolo en esta entrega. Son alrededor de más de 14 millones de pesos que van en beneficio directo de la familia, que le servirán para construir sus viviendas. Estas son situaciones excepcionales, son asignaciones directas porque estas personas no tienen que pasar por los plazos normales de postulación, atendido que sufrieron un incendio el año pasado. En referencia, de la situación excepcional, es una familia que tiene más de 40 años viviendo en esta casa, razón por la que se tomó la decisión de estar el día de hoy entregándoles esta buena noticia”.

No sólo una vivienda, una fuente laboral

El segundo caso que el Intendente junto al SEREMI fueron a visitar fue a Mariela Villalobos, madre de dos hijos que no sólo perdió su hogar, sino también la fuente de ingresos que tenía su familia, un almacén.

“Ese día tuve que salir con mi hijo rápido y de repente me llamaron que mi casa se estaba quemando, volví y ya estaba consumida, no me acuerdo de nada más. Mi marido me contó que encontraron nuestros perritos abrazados. Fue difícil, muy difícil”, recordó Mariela.

Sobre la visita del Intendente agregó que “estoy feliz, feliz. Primero doy gracias a Dios porque él es quien hace posible todo esto y gracias al Intendente, al SEREMI, al alcalde, y a todos los vecinos de la Irene Frei, quienes me ayudaron mucho. Tuve una ayuda increíble de ellos”.

Print Friendly