-Desde los jardines infantiles clásicos hasta la modalidad de visita domiciliaria, para quienes están en lugares más apartados, ofrece la Junta Nacional de Jardines Infantiles, detalla su directora regional, Lilia Libuy Vicencio.

“Como JUNJI sostenemos que donde haya un niño que necesite ser educado, debe contar con el espacio para hacerlo”, con esas palabras inicia su entrevista con www.elurbanorural.cl, la Directora Regional de JUNJI de la Región de O’Higgins, Lilia Libuy Vicencio.

A renglón seguido, detalla los cinco programas con los que la institución cuenta para que “los padres, las familias, lleven a sus hijos a educarse con nosotros”.

El primero que explica es el Programa Educativo Tradicional: cuyas características son “las de un jardín infantil clásico, con altos estándares de infraestructura y que se encuentra a cargo de una directora, educadoras y técnicas en párvulos que atienden a los niños”, sostiene la Directora Regional.

El programa considera, además, un equipo de manipuladoras de alimentos que preparan la comida y un auxiliar de servicio que asean, sanitizan e higienizan los jardines para recibir a los niños entre 0 y 4 años de edad.

En el Programa Educativo Tradicional, la administración de los jardines tiene dos opciones: la primera administra JUNJI directamente y la segunda es vía transferencia de fondos (VTF), los que son administrados por un tercero.

“En este caso, explica Lilia Libuy, nosotros entregamos el dinero para que estos jardines puedan funcionar a un tercero, que generalmente corresponde a municipios o fundaciones sin fines de lucro, quienes se encargan de contratar al personal y adquirir el material de enseñanza y después nos rinden a nosotros”.

Programa Educativo Alternativo: una opción en el mundo rural

Otra posibilidad es el Programa Educativo Alternativo, que es “una alternativa de educación para atender a los niños –que necesitan un jardín infantil- con profesionales y técnicas en párvulos en aquellos lugares donde no hay mucha oferta educativa”, señala la Directora de JUNJI.

Estos recintos atienden a preescolares de 2 años a 5 años 11 meses y son “de tipo rural, donde las familias necesitan un apoyo para la educación de sus hijos y donde los padres son un pilar fundamental para la enseñanza de los pequeños. Es decir, tienen una injerencia activa en todo el proceso que se genera entre el jardín y la familia”.

En la actualidad, en el contexto de la pandemia, se atienden con: “dos técnicos de párvulos e incluso, señala Lilia Libuy, dependiendo la cantidad de niños, cuentan hasta con tres técnicos”.                                                                                          

Sobre la infraestructura señala que son jardines “más bien pequeños, unisala, donde tienen la sala de los niños, bodega, baños, cocina y son atendidos por los técnicos en párvulos o agentes comunitarios”. Para su instalación y funcionamiento, JUNJI firma un convenio con la municipalidad o las organizaciones sociales.

Dentro del Programa Educativo Alternativo existen distintas modalidades:

1 Modalidad de Jardín Familiar: es administrado por JUNJI en convenio con la comunidad, detalla la Directora y señala que tienen “una propuesta pedagógica con activa participación de la familia; funciona de lunes a viernes en media jornada; se ofrece la alimentación: desayuno y almuerzo y tras almorzar, los niños se van a su casa y las técnicos se quedan preparando el material pedagógico e higienizando el recinto para la siguiente jornada”.

2 Modalidad Jardín Laboral: “este es un sistema muy usado en la región y está dirigido, principalmente, a hijos e hijas de mujeres que trabajan y que se organizan según sus necesidades”, explica Lilia Libuy.

Ofrece extensiones horarias de atención y alimentación. “Los niños permanecen más tiempo que en los demás jardines y se van a sus hogares con todos sus alimentos, listos para acostarse”, precisa la Directora Regional.

3 Modalidad Programa de Mejoramiento de la Infancia, PMI: tiene carácter comunitario y son las organizaciones sociales las que “diseñan su proyecto, el que se postula a la JUNJI y que se financia en conjunto con el Ministerio de Desarrollo Social. Se entrega la parte educativa y la alimentación”, destaca la profesional de JUNJI.

4 Modalidad Centros Educativos de la Infancia: éstos ofrecen una propuesta pedagógica y artística para la primera infancia. “Se trabaja con la comunidad buscando que los niños sean los protagonistas de su aprendizaje, que desarrollen su creatividad”, detalla Lilia Libuy. Para ello, cuentan con un staff de profesionales: actores, músicos, bailarines y educadoras que sistematizan el trabajo pedagógico de los artistas que enseñan a través del teatro, la plástica, la escultura y la música. “Desde el arte se entrega educación a los niños y se potencian los aprendizajes”, puntualiza la Directora Regional.

Fortaleciendo el rol parental

El Programa Educativo para la Familia va dirigido a “madres, padres y adultos responsables de la crianza de niños menores de 6 años y busca fortalecer el rol parental, es decir, que cada padre pueda reforzar aquellos aspectos que les permiten ser mejores padres y ser el primer agente socializador y educativo de sus hijos”, explica Lilia Libuy Vicencio.

Modalidad del Jardín Comunicacional: en esta opción, la familia recibe en su hogar a educadoras que se van calendarizando y van a las casas a enseñarles cómo trabajar con sus hijos. “Está pensado para comunas alejadas donde no hay jardines, donde no hay oferta educativa. Se trabaja con guías pedagógicas y a través de medios de comunicación locales, como la radio. Así, las educadoras van -a través del programa radial- enseñando a los padres y adultos responsables, formas de trabajar con los niños; cómo asumir su rol parental, entre otros diversos temas. Y a ello, suman la visita semanal a los hogares de las familias inscritas en esta modalidad de jardín”.

Lilia Libuy señala que “esta es un programa con una labor muy linda, en el cual las educadoras van a lugares muy alejados y tienen un espacio estable en la tv regional y en la radio, y han logrado generar un espacio relevante, que en pandemia ha sido fortalecido”. Es una modalidad semipresencial con educadoras de párvulos y con horarios flexibles.

Modalidad Conozca a su Hijo: es un sistema que tiene mucho tiempo y que considera la educación popular con encuentros semanales de grupos de madres, padres y apoderados que intercambian experiencias en torno a la crianza y la educación de sus hijos, “Con el apoyo de un monitor o monitora se van trabajando distintas temáticas a través de un manual y los adultos intercambian experiencias sobre, por ejemplo, manejo de pataletas y otros diversos e importantes temas”.

Programa Transitorio: regresan según la necesidad

Dirigido a menores 6 años de edad, el Programa Transitorio y sus modalidades, regresan a la vida “cada vez que es necesario y está dirigido, esencialmente a las madres temporeras”, explica la Directora Regional de JUNJI.

Dentro de este Programa, se encuentran las siguientes modalidades:

Jardín de Verano: funciona cuando los jardines están de vacaciones (generalmente, en febrero). Considera un programa educativo y son administrados por la JUNJI con actividades recreativas.

Jardín Estacional: se instalan en locales o sedes comunitarias, acordadas con los municipios y funcionan entre enero y febrero, con actividades lúdicas para niños entre 2 y 5 años 11 meses.

Jardín Infantil con Extensión Horaria: implica la extensión de los horarios de atención -durante febrero- para los niños y niñas de familias cuyos padres trabajan, con la finalidad que los adultos puedan terminar su jornada laboral tranquilos.

Un programa presente en las comunas de Pichilemu y Paredones es el Convenio de Alimentación para Apoyos e Iniciativas Educativas Comunitarias. Como señala la Directora Regional de JUNJI trabajan con la comunidad, a través de los municipios y organizaciones e instituciones sin fines de lucro y entrega alimentación nutritiva para los niños.

Una invitación

“Hay un estudio donde se señala que los primeros 1.000 días de la vida de un niño son cruciales para su desarrollo”, señala la Directora Regional de JUNJI y precisa que “esto no sólo tiene que ver con que tenga la correcta alimentación, el cuidado y la higiene, sino que además tiene que ver con todo el desarrollo neuronal y de estímulos que pueda recibir un niño a nivel educativo. Por eso, la Junji se ha preocupado tanto de llegar de diferentes formas a las distintas partes y lugares más recónditos. Siempre la premisa de JUNJI es que donde haya un niño que educar allí estaremos”.

Por ello, es que Lilia Libuy invita a los padres a considerar que “estamos preparados para recibirlos en estos tiempos más complejos, hay personal preparado; personas que los recibirán muy bien y que atenderán a sus niños con amor, con preparación y con cuidado”.

De igual manera, la Directora señala que “la diferencia entre una guardería y un jardín infantil es fundamental: una guardería, guarda y protege, pero en un jardín infantil no solo se protegen los derechos del niño, sino que todo lo que implica tener un niño y una niña en espacio donde no está su familia directa; un lugar donde el niño se alimenta, donde tiene períodos de sueño, donde  se le limpia y  se le muda; donde tiene su cama y sus propias frazadas y donde todo está adaptado según las edades de quienes asisten al jardín”.

A confiar

Lilia Libuy Vicencio, señala que todo está preparado para recibir a los niños en tiempos de pandemia. “Todo está listo y protegido; los jardines están esperando, las profesionales quieren recibir a los niños. En cada recinto hay señalética, hay preparación, capacitación y si bien todos tenemos temores, estamos preparados para comenzar a atender presencialmente”.

La Directora Regional señala que “lo único que queremos son las risas y los llantos, los cantos y todo lo que le da vida a los jardines infantiles. Sabemos que cambiando de fase (del Plan Paso a Paso) los papás empiezan a volver, a ver, a creer, a confiar; es cierto que nadie nos asegura nada, pero tenemos que aprender a vivir con los protocolos y los cuidados que tenemos que tener siempre”.

JUNJI de O’Higgins en números:

En la Región de O’Higgins, la Junta Nacional de Jardines Infantiles cuenta con 110 jardines, los que se distribuyen en las siguientes modalidades y tipos:

-28 Jardines clásicos.

-25 Jardines familiares.

-33 Jardines laborales

-15 Centros educativos de la infancia.

-4 Programas de Mejoramiento de la Infancia, PMI

-2 Modalidad Conociendo a tu Hijo.

1 Comunicacional.

2 Convenios de alimentación.

Print Friendly