Los estragos ocasionados por la pandemia han alcanzado a la gran mayoría de las personas, sin importar condición socioeconómica, género, edad, pero, sin lugar a dudas, los más afectados han sido los niños.

Y para hablar de ellos precisamente, elurbanorural.cl, conversó con la directora regional en O’Higgins de la Junta Nacional de Jardines Infantiles (JUNJI), Lilia Libuy.

¿Cómo ha sido el trabajo de la JUNJI en pandemia?

“Hemos tenido un arduo trabajo y como todas las instituciones públicas educativas, hemos tenido que adaptarnos y adquirir competencias que no teníamos o, que no sabíamos que teníamos, ha sido fundamental todo el trabajo que hemos realizado en conjunto con los equipos educativos, es así que como institución se ha creado una aplicación tanto para computador como para celular que es Mi Jardín JUNJI, donde se alojan una serie de experiencias educativas, que se han realizado y se están realizando en todo Chile y están a disposición de todas las familias de nuestra Institución y de cualquier familia que necesite acceder a ellas y pueden encontrar información, experiencias, todos nuestros libros educativos están en esa aplicación. También tenemos la plataforma Del Jardín a la Casa, también ahí tenemos alojadas una serie de experiencias pedagógicas  que las unidades educativas de los jardines han ido creando, capsulas pedagógicas, videos que nuestras profesionales han grabado tanto para las familias como para lo que hacen en los jardines via on line”.

“También tenemos un código QR, el que les permite a los padres y apoderados, acceder a experiencias pedagógicas de forma digital, lo pueden tener en su celular y además nosotros repartimos unos volantes con dicho código”.

¿Dichas herramientas les han permitido una mayor vinculación con las familias?

“Indudablemente, aunque siempre hemos tenido una gran vinculación con las familias, al principio de la pandemia tuvimos que pensar en cómo reinventarnos para poder seguir entregando educación de calidad a los niños y a la familia en tiempos de pandemia, es así que empezamos a generar una serie de trabajos que tienen que ver con el bienestar emocional, con los protocolos entre otras cosas, generando además distintas instancias que van fortaleciendo a los equipos educativos, tanto de los jardines infantiles como de las oficinas, no nos podemos olvidar de los que trabajamos en oficina porque somos los que les damos el soporte a los jardines infantiles”.

La JUNJI O’Higgins, tiene 109 jardines de administración directa; 29 jardines clásicos y alrededor de 80 jardines alternativos en distintas opciones de programas para llegar a diferentes familias que necesitan del apoyo de la Institución, los cuales nunca han dejado de funcionar, replegándose sólo en periodos de cuarentena de acuerdo a las indicaciones de la autoridad sanitaria.

La directora señala; “si bien en cuarentena debemos replegarnos y quedarnos en casa, en fase 2, nosotros aperturamos nuestros jardines para que estén dispuestos para aquellas familias que lo requieran, con la alimentación, la educación, los implementos, con los protocolos. Nuestro personal constantemente está siendo capacitado y hemos generado una compra importante de elementos de seguridad tanto para los jardines como para las oficinas, incluyendo además todo tipo de señalética indicada por la autoridad sanitaria”.

Orgullo Institucional

Lilia Libuy está orgullosa del desempeño de la Institución y todas sus dependencias en la región;  “nuestros funcionarios lo han dado todo, nosotros somos servidores públicos, estamos llamados a servir a hacer un apostolado de servicio, en este caso a los niños que más lo necesitan, los niños están con problemas de mal nutrición y además se junta el tema de las emociones, hay niños que están siendo muy maltratados. Nuestras funcionarias están ahí, haciendo carne este tema de poner a los niños en primera instancia, de tal manera que ellos puedan ser protegidos como corresponde”.

“Nada de esto ha sido fácil pero, la verdad es que la gente de la JUNJI ha sido fuerte, valiente y han estado en primera línea, respondiendo a las exigencias que nos ha impuesto esta pandemia, yo me siento muy orgullosa de todos y cada uno”.

En opinión de la directora, la recepción de las familias, frente a todos los cambios impuestos por la pandemia en general “ha sido fantástica, lógicamente que esto fue un proceso y ahí yo nuevamente alabo la labor que hacen las educadoras,  técnicos y las directoras en los jardines, porque una cosa es lo que nosotros podamos sugerir desde acá y otra es la que ellas hacen en la experiencia misma, grabando videos, buscando material para que los niños puedan tener elementos para trabajar y las familias lo valoran, preocupándose y ocupándose de no  perder estas opciones”.

¿Y la respuesta en las reaperturas de los jardines?

“Cuando empezamos a abrir los jardines, la verdad es que la asistencia no ha sido masiva, pero poco a poco se ha ido incrementando, pero si hay un niño, una familia interesada, ahí va a estar el jardín para poder atenderlo, nosotros creemos que hay que generar las confianzas de la presencialidad y con todo lo que están haciendo las profesionales en los jardines creemos que esto va a tener un avance positivo mucho mayor”.

“Nosotros tenemos muchas familias haitianas, hay jardines que tienen un apoderado que habla muy bien el español y ayuda a grabar capsulas en creole, así como también tenemos otras experiencias que incluyen a un apoderado que habla el lenguaje de señas. Contamos con educadoras que trabajan todo lo referente al Mapudungún, entonces, tenemos mucha inclusión, la verdad es que tratamos de abarcar lo que más podemos para entregarle a las familias una educación de calidad, considerando que JUNJI es el pilar para todo lo relacionado con la educación, somos el referente como Junta Nacional de Jardines Infantiles a nivel educativo”.

“Sacamos libros, pronto va llegar un libro a cada uno de los niños con experiencias para que trabajen en sus casas, hay capacitaciones constantes y también generamos estos diálogos participativos y la respuesta ha sido fantástica, hemos tenido conectadas a muchas familias”.

¿La pandemia, de alguna forma, ayudó a un mayor acercamiento de las familias hacia la JUNJI?

“Yo creo que ha surgido una mayor intencionalidad en el acercamiento de la JUNJI hacia las familias, las funcionarias han hecho esfuerzos extremos por no desvincularse con las familias; llamadas personales, correos, whatsapp, las experiencias, las fotos hasta visitas domiciliarias cuando han ido a dejar cajas de alimentos a familias con covid, han buscado muchos cominos para no perder la vinculación y eso las familias lo han valorado muchísimo”, asegura Lilia Libuy.

¿Qué va a pasar con este nuevo regreso de algunas comunas a fase 2?

“Nosotros tenemos una mesa conformada especialmente, con profesionales de nuestra región que, en los jardines que están operativos, se conectan con la directora del jardín para ver que necesita, si le falta algo, se ven todas las instancias previas y si le falta algo, como tenemos un muy buen plan de bodega, se le lleva todo lo necesario. Nuestros jardines se fumigan y sanitizan constantemente y hay todo un protocolo de higienización. Por lo tanto están todas las condiciones dadas para un retorno seguro”.

“Las familias pueden estar tranquilas, pueden acercarse y observar todo el proceso, ver como efectivamente se ponen en práctica todos los protocolos, como están todos los elementos de protección para la seguridad de los niños”.

“Las familias tienen que volver a creer en la seguridad de los jardines, nosotros hemos hecho todo lo posible y más por la seguridad de nuestros niños”.

JUNJI no ha descansado, pese a la pandemia, se está dando inicio a tres nuevos jardines en la región, con matrículas disponibles todavía; “Jardín La Esperanza en Rengo, Parque Los Barrios en San Fernando y San Luis en Coltauco, donde nuestro personal está esperando recibir a los niños”.

Lilia Libuy comenta; “estamos operando con los lineamientos del ministerio la presencialidad es flexible cada apoderado elije si lleva o no al niño y si no lo lleva puede tener la certeza de que igual va a contar con el material para seguir aprendiendo”.

Finalmente la directora regional hace una invitación a las familias para que se acerquen a los jardines y comprueben que todas las medidas de seguridad están dadas para la protección de los niños y sus familias.

Print Friendly