• Actualmente, se toma PCR a todas las pacientes que ingresan al recinto hospital, permitiendo la participación del padre o una persona significativa al parto con todas las medidas de prevención ante el coronavirus.

La maternidad en tiempos de pandemia, ha significado cambios de conductas y procesos, donde los equipos de salud, han debido implementar estrategias tendientes a mitigar los contagios, pero manteniendo partos humanizados con participación del padre o de una persona significativa para la madre, con todas las medidas de prevención ante el coronavirus, tomando el PCR. En este contexto, el personal del Servicio de Maternidad del Hospital de Rengo, se adaptó a la contingencia por el coronavirus, demostrando todo su compromiso y vocación al servicio de las gestantes.  

Al respecto, la directora (s) del Hospital Ricardo Valenzuela Sáez, E.U. Carol Toro señaló que “el Servicio de Maternidad del Hospital de Rengo, posee un equipo comprometido y que se ha adaptado a los nuevos tiempos, donde las gestantes dan a luz a sus bebés con todas las medidas de prevención ante el coronavirus. Es por ello, que los futuros padres pueden estar tranquilos, ya que se les entrega una atención humanizada, con calidad y seguridad”.   

En tanto, el jefe del Servicio de Maternidad del Hospital de Rengo, Dr. Fernando Cazar, manifestó que “el equipo de Maternidad, es un grupo de seres humanos, compuesto por 46 funcionarios, con turnos rotativos de 4to. turno, el cual siempre ha pretendido entregar atenciones médicas con base científica, pero a la vez humanizada con una mentalidad de conciencia para ejercer de la mejor manera la gineco-obstetricia y ser los mejores facilitadores para la atención oportuna de nuestras pacientes”.

Sobre el proceso del parto, la Ginecóloga del Servicio de Maternidad, Dra. Pamela Ogaz indicó que “nos tuvimos que adaptar, nos costó desde el punto de vista de la infraestructura del hospital, para poder brindar a los padres una atención apropiada y un apego a los niños en tiempos de pandemia. Con esta nueva realidad, viviendo una nueva forma de apego, donde hacemos lo posible para cuidarnos y cuidar a las pacientes”.

En relación a los cambios que ha experimentado el servicio, la matrona supervisora Gabriela Moya, dijo que “se les está tomando PCR a todas las pacientes que ingresan a hospitalizarse, con el fin de poder hacer el diagnóstico y tomar las medidas pertinentes. Por lo tanto, de acuerdo al resultado, tenemos una habitación con resultado negativo y otra pendiente de resultado. También, contamos con un aislamiento en el cual se reciben pacientes con resultado de PCR positivo. La otra medida desde el inicio de la Pandemia, es el uso del Equipo de protección personal, factor importante que va a ayudar a prevenir el contagio en el servicio”.

Parto en pandemia

La usuaria de San Vicente Barbara Ramos, dio a luz a su hija Alice Leiva en el Hospital de Rengo y manifestó que “tuve una buena experiencia en el recinto hospitalario, lamentablemente no se puede recibir visitas, pero ha sido todo tranquilo y seguro, ya que me han atendido bien y la comida es rica. Reconozco que igual es incómodo el tema de la mascarilla, pero se entiende por el tema de la precaución ante del coronavirus, tenemos que cuidarnos”.

 “La verdad, hemos pasado tanto tiempo usando mascarilla, que no he sentido la diferencia entre un parto antes y después en pandemia. Además, pude estar con mi hija en todo el proceso del nacimiento con todas las medidas que se están tomando para prevenir el contagio El personal del Hospital de Rengo, me ha tratado muy bien y fue una bonita experiencia, por ende, les transmito tranquilidad a los futuros padres”, recalcó Guillermo Leiva padre de la infanta Alice.

Print Friendly