• Los primeros cercos de esta temporada fueron instalados en el humedal urbano Laguna de Petrel, acción que se replicará entre Punta de Lobos y el humedal Laguna de Cáhuil, en Pichilemu, con el fin de proteger las anidaciones del pilpilén.

En el humedal urbano Laguna de Petrel, en Pichilemu, fueron instalados cercos perimetrales temporales para la protección de zonas de nidificación del pilpilén, ave emblemática de los humedales costeros del país. Se trata de una acción realizada por la SEREMI del Medio Ambiente de la región de O’Higgins, a través del Proyecto GEF Humedales Costeros en conjunto con la Municipalidad de Pichilemu.

La jornada también contó con la presencia de la Delegada Presidencial de la provincia de Cardenal Caro, Josefina Toro y representantes de la Dirección General del Territorio Marítimo y de Marina Mercante, organismo encargado de los permisos de instalación de perímetros; además del Servicio Agrícola y Ganadero O´Higgins; organizaciones ambientales y juntas de vecinos.

“Esta acción nace de varias denuncias ciudadanas que alertaban sobre el ingreso de vehículos 4×4, motos, camionetas a las dunas de Cáhuil y eso significaba un impacto en las zonas de anidación del Pilpilén, especie que está presente en los humedales costeros. Es por eso que a través del Proyecto GEF Humedales Costeros, se levantó esta necesidad e instalamos este cerco de protección en el humedal de Cáhuil durante el año pasado y que quisimos replicar este año en el humedal de Petrel de Pichilemu. Así, generamos conciencia y educación ambiental tanto para turistas como comunidad local, lo que va en sintonía con nuestro enfoque de gobierno ecológico”, detalló la SEREMI del Medio Ambiente de la región de O’Higgins, Giovanna Amaya.

Por su parte, el alcalde Pichilemu, Cristian Pozo, agregó que  “esta iniciativa tiene por finalidad resguardar todas nuestras áreas protegidas, trabajar directamente sobre humedales y tener la precaución de proteger la anidaciones de algunas aves, como en este caso el pilpilén, ave emblemática acá en Pichilemu. Sin duda, demuestran su belleza y que los humedales son un atractivo turístico permanente. Como ciudad turística tenemos que abordar todas esas temáticas. Desde el municipio hemos tratado de impulsar de la mejor forma posible esta mirada medioambiental, parte del eje estratégico que hemos desarrollado en la comuna”,

Este es el segundo año que se desarrolla la actividad, ya que coincide con la época de reproducción del Pilpilén, especie que anida directamente en la arena y que se mimetiza con el paisaje. Por lo mismo, enfrenta amenazas como el tránsito de caballos, vehículos motorizados, presencia de mascotas e incluso de personas, las que muchas veces aplastan sus huevos y puede incidir en una baja tasa reproductiva.

Para ello, desde el Departamento de Medioambiente del municipio de Pichilemu, como primer paso, se identificaron y se georeferenciaron los nidos del pilpilén, trabajo que contó con el apoyo de especialistas de la Red Observadores de Aves de Chile. Con esos datos, se procedió a instalar los cercos perimetrales en lugares de concentración de huevos e incluso polluelos, como en las dunas del humedal Laguna de Petrel y próximamente entre Punta de Lobos y el humedal Laguna de Cáhuil. De esta manera, será este organismo el que continuará con la labor de instalación de perímetros y de acciones para la conservación del pilpilén durante los próximos años, utilizando las herramientas y materiales entregados por GEF Humedales Costeros.

La primera acción se llevó a cabo en el humedal urbano de Petrel por ser un espacio visible a la comunidad, donde se pueda también concientizar sobre los peligros que enfrenta el pilpilén en temporada estival, con el aumento de turistas en la zona y también del tránsito de vehículos.

Al respecto, Duban Espinoza, coordinador de limpieza de playas de Parley Chile y participante de la Agrupación Protejamos El Bajel en la comuna de Pichilemu, valoró el trabajo realizado por las entidades, donde el Proyecto GEF Humedales Costeros ha aportado en la conservación de humedales: “Esta iniciativa de cierre para asegurar la eclosión de los huevos de las aves, nos parece súper importante, ya que el pilpilén se ha visto seriamente afectado, ya sea por los caballos, vehículos motorizados y destrucción de hábitat; estos cierres nos ayuda a ver polluelos nuevamente después de tanto tiempo sin ver alguno”.

Finalmente, desde las autoridades y la comunidad local, la invitación es al cuidado, la protección y el respeto de los cercos perimetrales, para así promover la conservación del pilpilén y la biodiversidad de los humedales costeros de Pichilemu.

Print Friendly