-Así se pudo constatar en el estudio “Demanda laboral en la minería y su impacto en el empleo local”, realizado por el Observatorio Laboral de O’Higgins.

El Observatorio Laboral de O’Higgins (OLO) de SENCE dio a conocer las principales conclusiones del estudio que permitió conocer, entre otros aspectos, que en general por el alto estándar de exigencia, tanto técnico como psico laborales y de salud compatible, hacen difícil de llenar las vacantes que se generan en el rubro minero y mientras más complejos o especializados, es aún más difícil de lograr, debiendo recurrirse a otras regiones para obtener sobre todo profesionales y técnicos.

Esta conclusión y otras asociadas a la minería fueron dadas a conocer en un encuentro telemático donde estuvieron presentes José Toloza, director regional de SENCE; Pamela Medina, SEREMI del Trabajo y Previsión Social; Claudia Villa, directora de Formación Codelco; Antonia Ariztía, encargada de género del Ministerio de Minería; Cristóbal Quiñinao, Director Escuela de Ingeniería Universidad de O’Higgins y Manuel Olmos, rector del Instituto Profesional Santo Tomás.

El estudio fue desarrollado en alianza con el Consejo de Competencias Mineras (CCM-Eleva) durante el segundo semestre de 2020, con la participación de actores del mundo privado, formativo, público y sindical, buscando caracterizar las brechas entre oferta y demanda de perfiles laborales vinculados a la minería a nivel regional, por lo que se entrevistó a empresas mineras y proveedoras (tanto las que se vinculan con la cadena de valor principal, como aquellas que prestan servicios adicionales); a centros de formación, capacitación y certificación, así como a Oficinas Municipales de Información Laboral (OMIL).

Para la SEREMI del Trabajo y Previsión Social, es importante conocer estudios que le permitan elaborar políticas públicas y, en el tema de minería, ello es particularmente relevante.

“Si nos remontamos a un tiempo atrás, el estigma de la mujer en minería estaba rodeado de mitos y en general estaba vedado el ingresar a este tipo de actividades, con el tiempo hemos ido recuperando estos espacios y hemos ido asumiendo este tipo de tareas y desafíos, hemos ido demostrando que tenemos las competencias”, sostuvo Pamela Medina.

Contratación local v/s regional

Mediante el estudio se pudo establecer que, en la gran, mediana y pequeña minería, es posible cubrir una cantidad importante de cargos operativos a través de la contratación local, tendencia que se rompe en el caso de las empresas que tienen procesos productivos y administrativos más complejos, las que deben recurrir a la contratación de especialistas que vienen de otras regiones del país.

Otra estadística que dio a conocer el estudio, lo precisa la analista cualitativa de OLO, Cristina Hernández, quien indica que el tipo de contratación difiere de manera considerable dependiendo el cargo al que se postula, así como al tipo de empresa que contrata.

“En tal sentido, las contrataciones consideran desde estrategias centralizadas y con procesos de selección complejos, asociadas a la gran minería, donde todo el proceso de realiza en la Región Metropolitana, hasta procesos a través de contactos personales, lo que suele darse en empresas de menor tamaño”, precisó la analista.

A este respecto el director regional de SENCE, José Toloza, señala que el capital especializado en el área minera es un bien que en una proporción importante siempre ha debido ser importado desde otras regiones.

“Para nuestro Servicio es un importante desafió lograr ser parte de la cadena de valor que alimente de talento al sector minero de la región, poniendo acento en la inclusión, equidad de género y correctamente articulado entre el sector productivo, tanto público como privado e indudablemente los centros formativos tienen un desafío mayor, para revertir la baja participación de técnicos y profesionales de la región”, sostuvo Toloza.

Desde la perspectiva de la educación superior, el director de la Escuela de Ingeniería Universidad de O’Higgins (UOH) Cristóbal Quiñinao, relevó la importancia de que las instituciones formadoras, desde los liceos técnicos hasta las universidades, se hagan cargo de una adecuada formación.

“Para poder trabajar en minería y en gran minería los niveles de certificación son mucho más altos en las empresas, que de otros tipos en la región. Por lo tanto, el tipo de empleo y el tipo de gente que va a buscar con la preparación, va a ser mucho mayor (…) Tenemos que tener un ecosistema que se haga cargo de certificar esta necesidad y de entregar las habilidades y conocimientos técnicos a los futuros profesionales”, sostuvo el director de escuela de la UOH.

El estudio en minería permitió conocer asimismo los puestos donde ha habido mayor dificultad para la contratación; la Inclusión de grupos prioritarios; la transformación tecnológica e impacto COVID-19 y la formación de competencias.

Los resultados de este estudio serán de utilidad para el desarrollo de políticas y programas que apunten a fortalecer la empleabilidad de los habitantes de las regiones en la minería o en servicios vinculados a ella.

Para conocer el estudio “Demanda laboral en la minería y su impacto en el empleo local en cabalidad”, se debe ingresar a https://www.observatorionacional.cl/observatorios-regionales/ohiggins en la sección DESCARGAS/REPORTES.

Print Friendly