superintendente educacion

“Ningún establecimiento educacional que reciba aportes del Estado podrá exigir útiles de una determinada marca, uniformes escolares y textos sin un previo acuerdo entre los Centros de Padres y Apoderados, Consejo de Profesores, Centro de Alumnos y Comité de Seguridad Escolar, o sea sin consultarle a la comunidad escolar” indicó el director regional de la Superintendencia de Educación (Supereduc), Juan Ramón Godoy.

Durante el inicio del año escolar del 2014 la institución recibió tres denuncias en O’Higgins por peticiones fuera de la normativa educacional, por lo mismo, la Superintendencia instaló un stand informativo donde aclaró a padres y apoderados dudas sobre las exigencias de uniformes, útiles y textos escolares.

Según el Decreto Supremo Nº215, los establecimientos educacionales podrán obligar a sus alumnos a utilizar un tipo de vestimenta específico, siempre que sea económico y no ostentoso.

El director regional recordó que en ningún caso el incumplimiento del uso del uniforme escolar podrá ser sancionado con la prohibición de ingreso o permanencia en el establecimiento educacional. Además insistió en que “los apoderados tienen el derecho de adquirir el uniforme de sus hijos donde prefieran, ya que nadie los puede obligar a escoger una tienda determinada”.

“Es igual a lo que ocurre con los útiles escolares, ya que pueden ser obtenidos donde le convenga al apoderado y con las marcas que se sienta más cómodo. En estas listas siempre debe haber una sugerencia pero nunca una obligatoriedad” sentenció.

Además de las marcas también está prohibido pedir materiales de aseo, como papel higiénico, cloro y desodorantes ambientales y, materiales de oficina, como resmas de papel o plumones para pizarra, ya que es responsabilidad del sostenedor adquirir lo necesario para el desarrollo del año escolar.

La normativa sostiene que todos los estudiantes tiene derecho a recibir textos de estudio de manera gratuita, por lo que, Godoy explicó que “los libros son un material didáctico mínimo con el que deben contar nuestros niños, niñas y jóvenes, por eso no tienen costos para ellos”.

“Sin perjuicio de la entrega de textos por parte del Ministerio de Educación, los colegios pueden solicitar otros textos para sus alumnos, pero siempre con carácter de complementarios, aunque los padres deben saber que su adquisición es voluntaria y no obligatoria “sentenció el director.

Ante cualquier consulta o reclamo, los apoderados pueden dirigirse a la oficina de la Superintendencia de Educación, ubicada en Cuevas #199 o bien ingresar al sitio web del organismo, ya que es la Superintendencia la institución encargada de fiscalizar la vulneración a la normativa escolar.

Print Friendly