CORE Viaje

La comisión de Medio Ambiente, Ciencia y Tecnología del Consejo Regional (CORE), junto a representantes de la Corporación del Libertador y del Gobierno Regional, realizaron una intensa gira por el sur del país para visitar distintos centros de investigación relacionados con agricultura y producción alimentaria. El objetivo fue informarse sobre el trabajo que realizan estos recintos y traer ese conocimiento hacia la Región de O’Higgins, la cual se está desarrollando como potencia agroalimentaria.

La primera visita fue a la Universidad Católica de Temuco donde los académicos presentaron el Núcleo de Investigación en Producción Alimentaria (NIPA), el que tiene como fin desarrollar investigación en producción vegetal y animal, además de constituir un espacio de formación científica en producción alimentaria.

CORE ViajeDentro de los temas más relevantes que se expusieron en la reunión, y que provocaron el mayor interés de los consejeros, fueron la investigación en acuicultura, especialmente en el ámbito de las algas que tienen un gran potencial en nutrición animal; el trabajo con los pequeños productores de hortalizas fomentando la calidad asociada al origen; y la preocupación por el sello de origen alimentario relacionado con el factor humano, de suelo, clima y geografía.

Posteriormente, la comisión se dirigió a la Universidad de La Frontera de Temuco para conocer el Instituto de Agroindustria. Allí, su director Luis Torralbo señaló que su misión es generar y transferir conocimiento aplicado y tecnológico en áreas de impacto de la región y el país. Su trabajo principal se desarrolla en análisis de aguas residuales, alimentos, suelos, semillas, granos, entre otros, además de evaluar científicamente ideas de nuevos productos.

Asimismo, se destacó el proceso que se está llevando a cabo en la Región de O’Higgins para crear su primera Universidad Regional. “Es muy importante que vengan a mirar lo que estamos haciendo, ya que tenemos un camino recorrido que les puede ser de utilidad. Aquí hay un proceso de formación de recursos humanos de alto valor y creo que una universidad nueva debe trabajar la identidad y la pertinencia muy fuertemente, eso se logra con gente joven y en ese sentido podemos aportar”, indicó Torralbo.

La tercera parada fue en el Centro de Desarrollo Tecnológico Agroindustrial (CDTA) de Los Ángeles, el cual pertenece a la Universidad de Concepción, que busca ser un nuevo aporte agroalimentario para la innovación y desarrollo. Allí trabajan en distintos ámbitos como el uso de los residuos o subproductos, de la industria agrícola y se enfocan en alimentación saludable, siendo una de las ideas la utilización de las algas marinas para sustituir la sal o como fertilizantes de suelos.

CORE ViajeRubi Radrigán, director del CDTA, expresó: “estoy muy contento porque las preguntas que hicieron fueron fundamentadas en pos del desarrollo de la Región de O’Higgins. Nosotros trabajamos acá con materias primas animales, vegetales y minerales, ustedes son altamente vegetales, y dentro de eso tenemos una gran gama de cómo podemos ser un aporte como la elaboración de prototipos de alimentos nuevos, alimentos funcionales, la extracción de principios activos, entre otras cosas”.

En la segunda jornada, la comitiva se dirigió a la Facultad de Ingeniería Agrícola (FIA) de la Universidad de Concepción, ubicada en Chillán. En el lugar, los profesionales explicaron que se enfocan en buscar soluciones para fomentar la alimentación saludable, mejorar la calidad de los productos de exportación y el tratamiento de subproductos. También, se refirieron a los distintos proyectos de innovación que realizan, como por ejemplo el jugo de uva enriquecido con antioxidantes obtenidos de la piel de esta fruta.

Finalmente, durante la última visita de la gira, llegaron hasta el Centro de Estudios en Alimentos Procesados (CEAP) de Talca donde fueron recibidos por su director ejecutivo, Ricardo Díaz, quien explicó que el recinto se enfocó primero en levantar las demandas de la agroindustria y luego priorizaron los temas más demandados.

Entre ellos se encuentran los problemas con los residuos, ya sea en huella de carbón y agua como de pesticidas, el uso de las tecnologías de información y de la comunicación, mecanización, automatización y optimización de los procesos, diferenciación de productos y calidad de las materias primas.

Nelson Muñoz, gerente general de la Corporación del Libertador, “creemos que se ha cumplido el objetivo de que el CORE pueda tener la claridad de qué significa y para dónde va la producción de alimentos en el país. Visitamos distintas instalaciones, vimos lo que están haciendo universidades regionales y algunos centros, y cómo es que hay que hacer la apuesta para agregar valor a nuestra economía regional que está basada en alimentos frescos, congelados y envasados”.

La experiencia de los consejeros regionales
El presidente de la comisión de Medio Ambiente, Ciencia y Tecnología del CORE, Emiliano Orueta señaló que “ha sido una gira muy productiva, nos hemos dado cuenta qué se está haciendo en otras regiones y lo que hace falta en la nuestra por la potencialidad que tenemos en la agroindustria. También quisimos ver lo que existe para generar alianzas y ser una red de investigación para los alimentos procesados y, así, ver la forma también de levantar un centro o una línea nueva de investigación en los ya existentes donde se complementen y se potencien”.

Por su parte, la vicepresidenta de esta comisión, Cecilia Villalobos, aseguró que “fue muy positivo porque nos permite conocer en terreno las ideas y cómo promover el desarrollo en nuestra región. También pudimos ver los proyectos en detalle, sobre todo en el tema de los alimentos que hoy se requieren y cómo combatir la obesidad. Todo el conocimiento que van creando estos centros, va a permitir solucionar los problemas que tenemos en el ámbito alimentario y que tienen relación directa con una gran gama de enfermedades”.

Asimismo, la presidenta de la comisión de Agricultura, Cristina Marchant, manifestó que “fue una experiencia que dejó una profunda satisfacción, ya que nos permitió ver toda la investigación e innovación que nos podrá ayudar a mejorar en la Región de O’Higgins todos los productos y darles un valor agregado, además de conocer otras líneas de investigación y cómo podemos ir recuperando los deshechos”.

Finalmente, Fernando Verdugo, presidente del CORE O’Higgins, destacó que “conocer de primera fuente centros como éstos, que están haciendo innovación de punta, nos permite orientarnos en el amplio espectro de la investigación científica asociada a alimentos, ya que nuestra región está avanzando para convertirse en potencia agroalimentaria. Tenemos que conocer experiencias potentes como éstas para que cuando trabajamos los FIC, por ejemplo, tengamos una visión amplia de lo que se puede y lo que queremos lograr”.

Print Friendly