02Un trabajo en conjunto de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) Rancagua, SENCE,  Gendarmería, el Ministerio de Justicia y el Organismo Técnico Intermedio de Capacitación (OTIC) permite llevar a cabo el programa Cimientos, que tiene como fin que internos de recintos penitenciarios de Rancagua se capaciten en el curso “Carpintería en obra Gruesa y Moldaje”.

El presidente de la CChC Rancagua, René Carvajal, en sus palabras de bienvenida de la ceremonia de certificación de los primeros 17 beneficiarios, expresó que los resultados del Programa Cimientos son reflejo de que existe un compromiso para abrir espacios y que personas en situación vulnerable se reinserten en la sociedad. Además explicó que este proyecto social permite la generación de un círculo virtuoso. “Aquí son varios los actores comprometidos. Por una parte esta Gendarmería de Chile, que seleccionó a los candidatos; la OTIC de Capacitación que entregó los conocimientos técnicos y prácticos a los alumnos; la CChC y el SENCE que entregaron los recursos económicos y las empresas socias del gremio, que son las que completan este programa con la futura contratación”, enfatizó.

El directivo agradeció a las empresas socias de la Cámara Chilena de la Construcción que han apoyado este proyecto e hizo un llamado para que “más empresas se sumen a esta tarea país de acortar brechas en oportunidades, productividad y bienestar de la población, así como también sumarse en una corresponsabilidad público-privada para hacer frente a la seguridad ciudadana,  que muchos quieren solucionarla solamente con cárcel, pero está demostrado que se avanza educando y dando oportunidades”.

La SEREMI de Justicia (s), Jessika Espina, explicó que “el Programa Cimientos se inicia en el año 2009 como una iniciativa que busca promover la inclusión social entregando acceso a capacitación, acompañamiento e inserción en el mundo del trabajo.  De esta forma procura ser una herramienta para mejorar y transformar sus vidas, entregando al mismo tiempo nueva mano de obra especializada a la industria de la construcción”.

Sandra Garrido, profesional de SENCE, destacó que “por primera vez se ha implementado en nuestra región, este trabajo colaborativo, tanto de organismos del Estado, como el aporte de privados, como en este caso, la Cámara Chilena de la Construcción, lo que es posible gracias a esta asociación público-privada”.

El Programa Cimientos es financiado por la Cámara Chilena de la Construcción y SENCE, a través de su programa de Becas Laborales y, coordinado por la Corporación de Capacitación de la Construcción a través del Programa Cimientos. Las empresas participantes en esta primera etapa son: Constructora Inpat Ltda.; Constructora Tafca; Metrika Limitada, Constructora Digua; Constructora René Corvalán; Maestro Constructor Independiente; Constructora Terra Tres Transportes SP Colaboradores; Constructora Vivienda 2.000 y Constructora MCI Ingeniería SpA.  .

A nivel nacional, el Programa permitió la capacitación e inserción laboral de 1.071 infractores de ley, ya que el programa tiene presencia en Arica, Antofagasta, Valparaíso, Santiago, Rancagua, Chillán y Concepción.

El objetivo del Programa Cimientos busca generar la inserción socio- laboral de personas privadas de libertad o que lo han estado, desarrollando módulos de apresto laboral, capacitación en oficios y acompañamiento psicosocial a los beneficiarios del programa. Lo más importante del programa es que, una vez terminada la capacitación, los internos tienen acceso a un empleo, el que es gestionado por la Cámara Chilena de la Construcción.

Manuel Leiva, en representación de los familiares de los beneficiarios del Programa Cimientos señaló que “esto provoca un cambio de vida de nuestros hijos, familias y todo el entorno que los rodea. Para cada uno este proceso significa un cambio positivo, ya que este apoyo es esencial para potenciar la motivación y esfuerzos de cada uno de los que pasan por el programa”.

El interno Felipe Contreras se mostró muy contento con el aprendizaje adquirido. “Agradezco a todas las instituciones involucradas. He aprendido mucho y sólo doy gracias a Dios por darnos a cada uno de nosotros la oportunidad de buscar el bien”, dijo emocionado.

 

 

 

Print Friendly