menores-al-estadio-Social

Aunque sufrieron los 90 minutos que duró el encuentro entre las selecciones de Chile y Estados Unidos, cinco menores pertenecientes al taller de fútbol de la población Fernando Debesa, sector Puertas de Fierro, quedaron fascinados luego asistir por primera vez a un partido de la roja de todos.

La actividad se llevó a cabo luego de un trabajo de cooperación entre la Dirección Regional de la Superintendencia de Educación (Supereduc) y la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP), con apoyo de la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (Junaeb).

Los menores fueron seleccionados por las instituciones por ser agentes de cambios en su comunidad, además de su alto índice de vulnerabilidad social, ya que a través del deporte han logrado sensibilizar a sus compañeros sobre la importancia de evitar el maltrato escolar como también el de llevar una vida saludable, lo que los aleja de malas conductas.

El director regional de la Superintendencia de Educación, Juan Ramón Godoy, insistió en que la iniciativa le hace muy bien a los menores quienes “están inmersos en un sistema de alta vulnerabilidad”.

“Creo que la acción contribuye a lo que nosotros entendemos como uno de los ejes centrales de nuestra labor, como es la educación integral de los niños y niñas, pero tampoco olvidamos la convivencia escolar que no solamente es relación dentro de los establecimientos educacionales sino que en otros espacios como son los lugares donde residen” añadió Godoy.

Por su parte el director regional de Junaeb, Iván Acevedo, explicó que “es muy grato poder contribuir a que niños de nuestra región puedan participar de estas instancias deportivas, que son relevantes para ellos porque ver a nuestra Selección no es una posibilidad a la que puedan acceder siempre”.

Futuros futbolistas
Desde hace seis meses se implementó el taller de fútbol, a cargo del ex deportista profesional Rodrigo Lagos (Lota Schwager y O’Higgins), quien detectó en los menores de la población una falta de motivación en sus actividades diarias, por lo mismo, comenzó a realizar las clases.

Uno de los menores que asistió el encuentro deportivo fue Milan Gajardo (7), quien sostuvo que “para mi ir a las clases de fútbol es muy bueno porque aprendo a compartir, pero el haber ido al estadio es algo mágico, ya que nunca había visto un partido en persona porque siempre los veíamos en la tele”.

A su vez, Nicolás Sanchez (12), indicó que “cuando grande quiero ser futbolista, pero nunca había ido al estadio después de ir me dieron más ganas. Estaba súper emocionado viendo a los futbolista que más me gustan como juegan”.

Print Friendly
Tags: