3Tras los incendios que han afectados diversas comunas principalmente de la Provincia de Colchagua, mucha gente se ha desplazado para atender esta emergencia.

Trabajadores de CONAF, bomberos de toda la región, ONEMI, Carabineros, PDI y muchos voluntarios para tratar de controlar los distintos incendios que debido a su magnitud, la región debió ser declarada Zona de Catástrofe y catástrofe agrícola.

Los centros de salud y en especial el Hospital de Marchigüe han debido incrementar su labor para atender a las personas heridas o que han llegado con diversas patologías debido a esta catástrofe.

El Dr. Matías Pérez, Director del Hospital de Marchigüe,  precisó la labor que han desarrollado desde este miércoles, “hemos visto un aumento en la consulta de pacientes sobretodo relacionado con problemas respiratorios, crónicos, intoxicaciones por monóxido de carbono, voluntarios, bomberos, personas que han tratado de proteger sus pertenencias. Desde que se activó la alerta para la provincia, se estableció un protocolo de emergencia desde el miércoles en la noche, el que establece refuerzo del sistema de urgencia, disposición de los móviles, equipamiento, reposición de insumo, lo que ha funcionado muy bien , con doble turno, con apoyo de enfermería, con doble turno de Tens y con móviles de apoyo a terreno, ayudando en los procesos de evacuación, atención de los voluntarios y traslados de forma inmediata”.

El Hospital de Marchigüe es de baja complejidad, teniendo una dotación de 60 funcionarios y 5 médicos y un médico que se desempeña en las posta de Atención Rural.

Por otra parte, el Dr. Pérez precisó que a nivel nacional se está haciendo una campaña, con la finalidad de recaudar dinero para poder comprar diversas cosas que se necesitan en esta emergencia, tanto para la gente que está trabajando combatiendo el incendio, como para las familias afectadas, “la idea es poder llegar a las localidades más afectadas, como Peralillo, Paredones, Pumanque, recolectar fondos y hacer compra de insumos, de ayuda, tanto para los damnificados, como los voluntarios”.

Las temperaturas y el viento han colaborado en la propagación del fuego, el haberse decretado a la región como Zona de Emergencia, permitirá que llegue más ayuda para los diversos siniestros que tiene  O’Higgins sumido en una gran nube, de preocupación y tristeza.

Los médicos de las zonas afectadas, ya se están organizando para lo que será la reconstrucción y tareas de limpieza de la zona.

 

 

 

Print Friendly