marcel_bich 1953Hace cuatro décadas BIC remeció al mercado con la primera máquina desechable de una pieza, un invento que impactó a millones de consumidores en todo el mundo, quienes modificaron por siempre su frecuencia y hábitos de afeitado.

Luego del éxito obtenido tras el lanzamiento del hoy clásico lápiz BIC Cristal, presente en todo el mundo y del cual se han fabricado miles de millones de unidades, el fundador de BIC, Marcel Bich (1914-1994), se obsesionó con la idea de diseñar un producto innovador, capaz de masificar y simplificar el proceso de afeitado.

Hay que recordar que en los años 70 afeitarse era un proceso largo y bastante complicado. Además, el riesgo de cortarse, en ese entonces, era alto. Había que manipular una hoja de doble filo con las manos e insertarla en la cabeza de la afeitadora, algo que usualmente no resultaba al primer intento. El afeitado mismo también tenía que hacerse con mucho cuidado, ya que era muy fácil romperse la piel o sufrir cortes durante el rasurado.

Así es que Marcel Bich se propuso encontrar una solución que fuera simple, segura y conveniente. En 1974, se asoció con una empresa griega especializada en hojas de afeitado, para sumar su experiencia en el moldeado del plástico y encontrar un producto que solucionara las dificultades que presentaba el afeitado diario.

La clásica BICLargas fueron las noches de desvelo y las jornadas de ensayo y error, hasta que Bich dio con una solución que lo dejó plenamente satisfecho. De esta manera, BIC lanzó en 1975 oficialmente al mercado la primera afeitadora desechable de una pieza.

Este producto ofrecía una nueva experiencia de autocuidado masculino, donde la clave estaba en un afeitado más práctico y seguro. Su precio, además, era asequible para la mayoría de los consumidores de la época. De esta manera, Bich había cumplido su sueño.

Impacto en millones de personas

El lanzamiento de este nuevo producto creó, en la práctica, un nuevo segmento dentro del mercado de las afeitadoras. Se constituyó en un hito que provocó un cambio en los hábitos de millones de consumidores. La afeitadora BIC de a poco fue sustituyendo a la antigua máquina de cartucho con hoja de doble filo, dejándola paulatinamente fuera de competencia.

Además de facilitar el afeitado y de hacerlo más seguro, la invención de BIC permitió que el proceso de afeitado fuera más rápido.  Todo esto, a un precio atractivo y mucho más conveniente para los consumidores.

“Diría que la clave es que ofrecimos el mejor afeitado al mejor precio”, asegura hoy el hijo del fundador de BIC, Bruno Bich, quien lidera actualmente la compañía. “Independientemente del modelo o del país donde se venden, nuestras máquinas de afeitar ofrecen una muy buena calidad de afeitado a un precio muy conveniente”, agrega.

comfort3_la preferida del segmento masculinoDel invento  a la innovación

La invención de la máquina de afeitar desechable de una hoja despertó el espíritu de superación en BIC. La compañía destinó cuantiosos recursos humanos y técnicos en investigación y desarrollo, lo que le permitió ir mejorando el producto en el tiempo.

Junto con optimizar la calidad de la hoja y el diseño del cuerpo, la empresa fue lanzando al mercado afeitadoras de dos, tres, cuatro hojas y hasta cinco hojas, en distintos colores, y con nuevos atributos en términos de ergonomía y diseño.

BIC se especializó en la fabricación de hojas de acero inoxidable de primera calidad. Y con la finalidad de provocar más suavidad y menos irritación durante y después del afeitado, comenzó a incorporar bandas lubricantes con Aloe Vera y Vitaminas A y E. Otras innovaciones se efectuaron en el mango de la máquina de afeitar, para tener mejor alcance, control y precisión.

Toda el proceso de innovación se ha efectuado, desde siempre, en las fábricas de la compañía, donde el 100% de las hojas de afeitar y componentes de cada una de estas máquinas son sometidos a más de 30 inspecciones visuales y mecánicas. Todas las afeitadoras también son revisadas durante el proceso de ensamblaje y embalaje. Actualmente, la compañía comercializa más de 16 tipos de afeitadoras para hombres, y 14 para mujeres.

También para ellas

La gran aceptación de la afeitadora desechable, destinada en un principio a los hombres, hizo que BIC desarrollara una depiladora para la mujer. Tenía que ser práctica, ergonómica y muy suave, especialmente diseñada para la delicada piel femenina.

La primera depiladora desechable para mujer fue lanzada en 1979. Desde entonces, la compañía ha lanzado distintos modelos.

BIC Soleil_ para mujeresEl producto que resume toda la investigación y desarrollo puesta al servicio de la afeitadora desechable para la mujer es la recientemente lanzada en Chile BIC Soleil, que fue diseñada para entregar la mejor experiencia en depilación para la mujer práctica, dinámica y moderna.

Esta depiladora posee tres hojas, cabeza móvil y cuenta con doble banda lubricante: leche de coco (para mayor suavidad y confort en la depilación) y vitamina E (para un mayor cuidado, al facilitar el deslizamiento). Además, su mango ergonómico fue diseñado a partir de los resultados obtenidos tras numerosas pruebas realizadas por mujeres. De esta manera, permite un gran control, otorga suavidad y facilita el movimiento en las zonas curvas y de difícil acceso. Y como la imagen también importa, la compañía elaboró este producto en cuatro alegres colores: rosado, morado, verde y celeste.

“En su diseño trabajaron numerosos expertos, quienes utilizaron sus conocimientos ergonómicos para garantizar la mejor depilación, hasta en las zonas más remotas del cuerpo”, explica Vincent Parachini, gerente general de BIC Chile S.A. El ejecutivo agrega que esta nueva depiladora fue diseñada pensando en “la mujer que cuida tanto su imagen como su bienestar y, por supuesto, su bolsillo”.

Futuro

La división de afeitadoras se convirtió en una de las tres áreas más rentables de BIC, responsable del 19% de las ventas totales del grupo a nivel mundial. Actualmente, 2,6 millones de consumidores compran afeitadoras BIC cada día.

BIC cuenta hoy con modernas fábricas, donde un equipo de especialistas del área de investigación se dedica exclusivamente a innovar en el desarrollo de afeitadoras más ergonómicas, eficaces y seguras. Pero además de tecnología de punta, la empresa invierte muchos recursos en comprender cuáles son las exigencias del mercado.

“Estar observando en forma permanente a los consumidores resulta fundamental para comprender cuáles son sus necesidades”, dice Parachini, quien agrega que la compañía se ha propuesto seguir desarrollando afeitadoras que sinteticen la filosofía BIC. “Es decir, productos simples, innovadores y al alcance de todos, en todas partes”.

 

 

Print Friendly