Educación y Onemi abordan gestión de riesgo de tsunami

Hasta Pichilemu llegaron autoridades del Ministerio de Educación, de Onemi O’Higgins y de la Armada de Chile, para reunirse con docentes encargados de la seguridad escolar de los establecimientos educacionales del borde costero de la Región de O’Higgins, en el marco de una jornada de exposiciones sobre la gestión de riesgo que el Mineduc, a través de su Plan Escuela Segura, ha estado realizando en todo el país y donde se dio cierre a las actividades en la Región de O’Higgins.

En la actividad, que contó con la presencia de la profesional de transversalidad educativa del Ministerio de Educación, Ana María Ramírez, y de la Directora de Onemi O’Higgins, Alejandra Riquelme, fueron entregadas orientaciones a objeto de promover y difundir la importancia del desarrollo del autocuidado y la prevención del riesgo.

En la ocasión, Ana María Ramírez destacó que el Plan Escuela Segura busca potenciar y fortalecer un ambiente seguro y protector en los establecimientos educacionales del país a través de la implementación de medidas para prevenir y proteger a los estudiantes de todo tipo de riesgos.

Por su parte, la Directora de Onemi O’Higgins expuso sobre el Plan Integral de Seguridad Escolar (Plan PISE) indicando algunas disposiciones desde el ámbito de la protección civil para la gestión institucional. Asimismo, destacó que el Mineduc apoyado por Onemi, ha elaborado y puesto a disposición de las comunidades educativas la Política de Seguridad Escolar y Parvularia, que orienta en el desarrollo del autocuidado y la prevención de riesgos mediante la aplicación del Plan PISE, el cual es acorde a la realidad de cada establecimiento educacional, en especial de aquellos colegios ubicados en el borde costero.

La Directora de la Oficina de Emergencia se refirió a la labor efectuada en este ámbito, señalando que se han realizado capacitaciones sobre el Plan Pise en numerosas unidades educativas y se han entregado mapas de seguridad. Además, indicó que la labor también se focalizó en involucrar a los distintos actores de la comunidad para lograr una alta participación en eventos de seguridad, como los simulacros efectuados en los años 2011 y 2013, a objeto de mejorar los tiempos de respuesta frente a una posible emergencia.

Print Friendly