101_5263La bacteriosis del Kiwi causada por Pseudomonassyringaepv. actinidiae (PSA) es una de las enfermedades que  produce las mayores pérdidas en el cultivo del Kiwi, habiéndose reportado recientemente en Chile en huertos de la región del Maule, región del BíoBío y hace poco también en la región de O´Higgins. Claudio Moore Tello, Encargado Regional de Protección Agrícola y Forestal, del Servicio Agrícola y Ganadero, SAG, se refiere a las medidas que se está adoptando al respecto.

¿Qué medidas de mitigación o plan de contingencia está trabajando el SAG para el control de la plaga PSA en la región de O´Higgins?

En primer lugar, se está haciendo énfasis en adoptar medidas básicas preventivas para evitar la infestación de huertos libres de esta enfermedad, tales como estacionar los vehículos fuera de los predios  a una distancia de 100 m. de ellos, así mismo todo vehículo que ingrese a un predio debe desinfectar sus ruedas  por medio de rodiluvio o lavado a presión  con desinfectantes. También  desinfección de manos a la entrada y salida de huerto, desinfectar todas las herramientas que se vayan a utilizar en el manejo de los kiwis, tanto a la entrada como salida del predio. Especial importancia tiene la labor de poda, donde se recomienda que cada trabajador disponga de 2 tijeras de podar y lleve un dispensador  con solución desinfectante para éstas.

Así mismo a la entrada de cada predio se deberá disponer de pediluvio, para desinfectar el calzado de todas  las personas que ingresan al predio, incluidos asesores, empresas de agroquímicos, trabajadores, entre otros.

En este mismo contexto, se recomienda a los productores implementar un calendario de pulverizaciones  con el objetivo de proteger la planta de heridas naturales y daños mecánicos que puedan servir de puntos de ingreso de la bacteria. Para ello, se dispone de un listado de productos autorizados por el servicio cuya eficacia está comprobada y  que, en su mayoría corresponden a productos en base a cobre.

Recordar que el mayor riesgo lo representan plantaciones menores de 6 años y de variedades amarillas o rojas.

2¿Cuándo y cómo se detectó la presencia de la Psa en la región?

El primer predio positivo fue detectado en octubre  de 2014, correspondiendo a un predio de la variedad Hayward,  plantado el año 2003  y ubicado en la comuna de Chimbarongo,  que lamentablemente no había aplicado medidas preventivas. La detección se realizó durante las labores de prospección habituales que realiza el Servicio en la región y su posterior confirmación mediante el diagnóstico realizado en el Laboratorio  lo Aguirre, mediante el respectivo Informe Fitosanitario.

A la fecha tenemos 13 predios positivos en la región, que comprenden las comunas de Chimbarongo, San Fernando, Rengo, Rancagua y Las Cabras y que en su totalidad suman 83,13 hás.

¿Cuál es el aporte que entrega este proyecto a los productores de kiwi? ¿Es importante el trabajo en conjunto entre el sector público, académico y privado para resolver estos temas?

La importancia de este proyecto  se ve reflejada en varios aspecto tale como : permite abarcar un mayor número de predios prospectados  ya que existe una coordinación entre los predios muestreados por el servicio y prospectados por la U. de Chile, otro beneficio lo representa la  labor de educación fitosanitaria que se realiza con los productores de Kiwi, a través de seminarios, enseñanza en terreno de la sintomatología de la enfermedad y entrega de material de difusión, del mismo modo se destacan las posible vías de infección  incluyendo el polen contaminados.

Otro beneficio de este tipo de proyecto radica en la capacidad de la Universidad de realizar diagnósticos   en su laboratorio de Fitopatología con técnicas moleculares para detección de la enfermedad,    lo cual  complementa la acción del servicio en esta materia y por lo tanto permite disponer de un diagnóstico oportuno  cuando un predio se encuentra positivo y mediante ello, implementar  de inmediato  las medidas de control definidas por el programa de Control Obligatorio.

Finalmente cabe destacar que en nuestra región existen 3054,4 hás y sólo 83,13 hectáreas positivas por lo tanto queda mucha superficie por proteger y por ello es relevante que adopten las medidas preventivas.

 

Print Friendly