Del huerto directo a la mesa

Una innovadora experiencia se está generando en la región de O’Higgins entre un grupo de consumidores de Rancagua que decidieron unirse para buscar alternativas saludables de consumo y algunos productores de hortalizas y frutas libres de productos agroquímicos.

Desde el año 2014 unas 20 familias de Rancagua organizadas en la Agrupación “La Cosecha” están comprando productos libres de pesticidas y fertilizantes químicos directamente a productores limpios de Pichidegua y San Vicente.

 Del huerto directo a la mesaEsta modalidad denominada “Circuitos Cortos de Comercialización” ya existe en otros países y de acuerdo a ingeniera agrónoma y agroecóloga Milissen Cantín, responsable de la iniciativa, es una forma de comercio entre productores y consumidores, basada en la venta directa de productos frescos o de temporada sin intermediarios o con uno sólo.

Son muchos los beneficios que este tipo de venta tienen tanto para el medio ambiente como para los consumidores y para los productores locales. “Los consumidores consiguen alimentos frescos, naturales, libres de químicos y con un origen conocido. Además se fomenta la equidad en los intercambios comerciales y se consiguen mejor calidad y precio – explica Cantín-. Asimismo los productores pueden planificar sus ventas y producir bajo pedido, mantienen contacto directo con los clientes, obtienen pagos rápidos y garantizados, mejoran sus ingresos al no depender de intermediarios y ahorran en temas como transporte o embalaje”.

Del campo a la mesa
El pasado sábado 17 de enero de 2015, cuatro familias integrantes de “La Cosecha” viajaron hasta Pichidegua y San Vicente para conocer de dónde provienen los productos que consumen cada semana y que son parte de estos circuitos cortos de comercialización.

 Del huerto directo a la mesaLa primera parada fue en el predio de Marisol Navarrete, en Patagua Cerro, comuna de Pichidegua, lugar donde cultiva tomates, pepinos y pimentones de forma agroecológica. “Hice unos cursos de agricultura orgánica, vi a los agricultores alrededor mío, lo que estaban aplicando y que sus productos fueron perdiendo el sabor. Opté por calidad y sabor por sobre la cantidad. Tengo nietos y por eso opté por lo más sano, no hacerle daño a los niños del alrededor y comenzar a crear conciencia en la gente”.

Navarrete explica que en su predio se está produciendo más limpio “no usamos productos químicos sólo biológicos en caso de emergencias, como trampas de feromonas y la banda plástica amarilla para bajar población de mosquita blanca. Aplicamos té de compost que fabricamos acá mismo, 240 litros semanales a predios de 2 mil metros cuadrados”

La segunda parada fue en casa de Delfín Toro, de la empresa “Agrolimpio” de San Vicente de Tagua Tagua. Junto a su señora e hijas produce frutillas, lechugas, zapallos, porotos, choclos entre otros productos en un centro demostrativo que cuenta además con animales y recibe delegaciones de escuelas y particulares. “Nuestros productos son limpios pues aprendimos a sacar el producto de un porte adecuado, de buen sabor y como fertilizante usamos compost y el humus de la lombriz”.

Asimismo explica que “no aplicamos pesticidas porque logramos el equilibrio, no tenemos plagas. Tenemos chinitas y en algunos productos estamos aplicando el tricoderma que es un hongo benéfico”.

Respecto al estado del predio, el productor explica que hizo un estudio para saber la calidad del suelo en la Escuela Agrícola Las Garzas y el resultado fue bueno: “está rico en nutrientes y materia orgánica y lo único que está un poco bajo es el azufre, pero las plantas no lo necesitan mucho”.

Alimentos sanos
Juan Carlos Ruiz, uno de los coordinadores de “La Cosecha”, explica que “si te alimentas con estos cócteles de agroquímicos que traen las hortalizas tradicionales, tu cuerpo lo va a metabolizar y te puedes enfermar”.

Tras adquirir conciencia acerca de los daños que pueden causar los pesticidas, fertilizantes químicos y productos transgénicos que se venden en el mercado tradicional, se formó un grupo de familias interesadas en consumir productos limpios provenientes de pequeños productores de la región. “Empezamos a reunirnos hace 7 meses pero comenzamos a operar hace 5 meses, en total somos cerca de 18 familias que recibimos una canasta semanal con productos frescos y naturales”.

Entre los beneficios tras consumir estos productos, Ruiz destaca una mejor calidad de vida: “nos hemos sentido bien, la digestión ha mejorado, accedemos a productos sanos y culturalmente estamos tratando de formar a los niños en esto de comer sano”.

Para las familias interesadas en participar de esta iniciativa, pueden buscar “Agrupación La Cosecha” en Facebook o solicitar más información a través del correo: ccosecha@gmail.com.

Milissen Cantín explica que a principios de 2014 se formó la Red Agrícola La Siembra y se están formando nuevos circuitos de comercialización en Santiago, Lolol y San Vicente. Los interesados comunicarse al mail
redagricolalasiembra@gmail.com o buscar el grupo en facebook, y así seguir conectando productores limpios y consumidores que quieren productos sanos y limpios de agroquímicos.

Print Friendly