Centro de justicia juvenil de Graneros

Como una estrategia para complementar el trabajo de reinserción social que se realiza al interior del Centro de Internación Provisoria y de Régimen Cerrado (CIP-CRC) de Graneros, se iniciaron los acercamientos y reuniones con las familias o apoderados de los jóvenes privados de libertad.

Al respecto, Patricio Pino, director del CIP-CRC de Graneros, informó que se pretende incorporar a los familiares de los adolescentes en la dinámica del centro para que ayuden y faciliten el proceso de los jóvenes.

“En este acercamiento les hablamos de temas de seguridad, cómo ayudar a que los jóvenes estén en buenas condiciones de salud y la alimentación más recomendada para los días de visita. Queremos promover esta alianza estratégica con las familias porque son fundamentales en el proceso que ellos están viviendo para alejarse de las drogas y de las actividades delictivas”, explicó Pino.

La madre de uno de los jóvenes recluidos en el centro expresó sus agradecimientos: “Me gusta aprender sobre la alimentación de mi hijo y las actividades que realiza. Yo quiero lo mejor para él y seguiré las recomendaciones que me han entregado”.

Los encuentros se realizarán cada 3 meses y son coordinados por el director del centro apoyado por trabajadores sociales, psicólogos y nutricionistas.

Print Friendly
Tags: